Murcia Local Guide de Google estuvo en la 6ª Ruta de la tapa y el cóctel de Mula 2017

     

Los viernes, sábados y domingos del 24 de marzo al 9 de abril de 2017, se celebró en la murciana población de Mula, la RUTA DE LA TAPA Y EL CÓCTEL. Así que los locos descerebrados de la Guía Local de Google de la Región de Murcia decidimos organizar nuestra RUTA GASTRONÓMICA DE MULA (Google la llama rutas culinarias) y liarnos a probar tapas, hacer fotos, corregir datos de las fichas de Google Maps, dar de alta negocios y todo lo que se pusiera al alcance de nuestro móvil y nuestra aplicación de Google Maps.

Dicho, publicado y hecho. Allí nos presentamos a las 12 de la mañana Ángel, Marien, José, Clemente y Fernando y nos liamos a recorrer la preciosa población de Mula, presidida por su majestuoso castillo, enfrascándonos en lo que más nos gusta: dar de alta negocios en Google Maps, corregir o ampliar los existentes, probar los productos de la tierra, fotografiarlos y subir nuestras opiniones, libres y desinteresadas, a la correspondiente ficha del negocio.

Por desgracia no pudimos probar las 43 tapas, cócteles y dulces que otros tantos locales habían preparado bajo la organización de la Asociación de Comerciantes y Hosteleros de Mula, ACOHOMUL. Porque además 43 eran las que entraban en concurso pero cada establecimiento tenía al menos una segunda tapa o cóctel o dulce para ofrecer. Y cuando nos deleitábamos con la que entraba en concurso, era inevitable pedir la segunda para probarla también. Eso fue lo que más rabia nos dio: encontrarnos a gente que nos comentaba lo buenas que estaban las tapas de éste o aquél local. Pero imposible aguantar para nuestros estómagos y, porqué no decirlo, para nuestros bolsillos, ya que religiosamente pagamos todas y cada una de las consumiciones que nos tomamos.

Entre los que entraban en concuros pudimos probar:

  • Tú y yo de boletus y gambas de Restaurante Casa Paco en el Niño de Mula
  • Crema de embutido artesano con cebolla caramelizada de Casa Paco el Ventorrillo, enfrente al anterior
  • Fajita de sabores de Café Bar José, ya en el casco urbano de Mula, como el resto de las tapas
  • Crujiente de Carrillera con Gratinado de patatas de Restaurente el Churrasco

Y aunque la idea inicial era estar hasta las 14 h. lo pasamos tan bien y nos gustó tanto, que nos quedamos por la tarde y degustamos, ya pasadas las 4, los dulces y postres:

  • Tiramisú de Cafetería Chabeli
  • Selva Negra de Heladería Pícolo
  • Milk cream de Café Paradise

Pero como comentamos, también dimos de alta negocios que no existían en Google Maps, llamándonos mucho la antención el desconocimiento que sobre este mundo se tiene y, sobre todo, la importante diferencia que hay entre estar y no estar en Google Maps. De hecho el propietario del Restaurante El Churrasco, Paco, nos comentó que mucha gente llega hasta ellos porque, desconociendo la zona, buscan dónde poder comer y sale su negocio referenciado. Hay que decir que tanto Paco, como su hermana se han preocupado de tener su ficha de Google Maps al día. Aún así vimos que les faltaba el horario y se lo actualizamos. Además le explicamos a Paco lo importante que es responder a los comentarios que nos van dejando los clientes.

Estos fueron los bares, restaurantes y cafeterías a los que dimos de alta las fichas:

  • Café Bar José
  • Mesón Pizzería la Morera
  • Café Heladería Picolo (la de la calle Picaso porque la otra estaba)
  • Cafeteria Noguels
  • Heladería Antiu Xixona

Y modificamos algún dato (horarios, telefonos, ubicaciones incorrectas, etc.) de las fichas de los siguientes establecimientos

  • Ateneo las Mulas
  • Heladería Picolo
  • Restaurante el Churrasco
  • Restaurante Casa Paco
  • Casa Paco el Ventorrillo

De entre ellos destacaríamos la amabilidad de sus propietarios (una vez identificados en nuestro cometido) y los interiores de algunos negocios, como puede verse en las fotos siguientes, especialmente los servicios de la Heladería Picolo: nos encantaron.

Las tapas y los dulces en general nos gustaron mucho y nos trasmitían con su fuerte sabor, la dureza de una tierra fría en invierno y muy cálida en verano. No esperábamos cursiladas de Nouvelle cuisine sino lo que realmente vimos: imaginación, innovación, naturalidad y, sobre todo, familiaridad y cercanía de la zona. Y lo encontramos.

No queremos olvidarnos de Micaela, del Restaurante Casa Paco del Niño de Mula, que amablemente nos atendió y que junto con el responsable de Los Churrascos, eran de los pocos que se habían preocupado por tener al día su ficha. Además, degustando allí sus tapas, conocimos a la señora Cervantes, viuda de Moncho y en cuyo honor se celebra todos los principios de julio la “Carrera de Moncho”.  Nos encantó hablar con una sabia mujer, muleña y orgullosa de ello hasta lo mas profundo de su ser, pero residente en Madrid desde hace más de medio siglo y que nos contó muchas cosas que aliñaron perfectamente las tapas y cervezas que veníamos tomando durante toda la mañana.

Únicamente nos llamó la atención que de no ir buscando las tapas expresamente, posiblemente no las hubiéramos pedido. Nos pareció que en el ambiente faltaba llamada de atención. Pensamos que sería porque se pensaba en local, como esas señales de tráfico e indicadores de dirección que no avisan lo suficiente porque están pensadas para quien se conoce ya la ruta de memoria. Pues aquí nos pasó algo similar. Sin embargo, hablando con gente de Mula de diferentes edades nos transmitieron que sí es cierto que este año parecía que se había hecho menos “ruido”, que se había llamado menos la atención tanto desde fuera de los locales, en la calle, como dentro de ellos. Tampoco vimos entusiasmo en el servicio de las tapas y echamos de menos alguna explicación espontánea y con cierta historia que acabara de redondear en la cabeza, el buen sabor que nos dejó en la boca. Siempre tuvimos que pedir esas explicaciones.

No obstante hemos de decir que lo pasamos tan bien, que una visita pensada para hacer el aperitivo se alargó hasta las 8 de la tarde. Creo que esto lo dice todo.

Si hemos de de dejar claro que ni somos ni vamos en calidad de expertos gastronómicos, ni de la imagen, ni del marketing. Simplemente nos encanta Google Maps y nos gustaría que fuera tan preciso como lo es la misma realidad. Y si hacemos todo esto de forma altruista y totalmente desinteresada, es porque precisamente aún le falta mucho recorrido para asemejarse a la realidad, porque vemos una aplicación y una idea potentísima y porque si todos nos concieciáramos en poner nuestro granito de arena, todos saldríamos ganando: empresarios y usuarios.

       
Compartir en Share on Facebook14Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn1Pin on Pinterest0Email this to someoneBuffer this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *